Páginas

En presión constante, como una olla express
que no para de expulsar vapor, la cena aún
no está servida y el salón es demasiado frío
para permanecer sentado. Discrepo con usted,
si piensa que se trata de un sentimiento
hostil, sigo aquí y allí, de arriba a abajo;
si el semafóro pasa a ámbar comenzaré a correr,
demasiado poco tiempo... ¿para qué mentirle?
si necesito correr y para adelantar para
conocer para llegar a mi tiempo para seguir.

En todo camino hay parada... ¡PERDONE! ¿Sabe a
qué hora sale su bus?